ArtículoEDITORIALESNEWS

25 trampas mentales que impiden crecer a los DJs principiantes

0

El sueño de convertirse en un DJ famoso y triunfar en el mundo de la música es compartido por millones de amantes de la cultura electrónica. La mala noticia es que tu ilusión, tu talento y tu capacidad técnica no bastan. Para convertirse en un disc jockey profesional, a tu pasión y tu habilidad para mezclar música debemos añadir amplios conocimientos sobre marketing, branding, comunicación, imagen personal, relaciones comerciales, management y contratación, entre otras materias. Sin esos ingredientes, un artista independiente difícilmente podrá situar su proyecto en el corazón de la industria musical.

En España, tres profesionales de primera fila de la industria musical –el DJ y youtuber Sergei Rez; el experto en PR y comunicación Ibai Cereijo, de Woo Media; y Óscar Hernández, director de la agencia de booking Surtribe– han creado una plataforma para ayudar a DJs jóvenes y emergentes a acelerar su profesionalización. ¿Cómo? Descubriendo los secretos que usan los principales artistas, festivales y clubes del mundo. En su primera edición, el CAMPUS DJ PRO ha congregado a más de un centenar de DJs procedentes de España y toda Hispanoamérica… ¡Muchos de ellos mexicanos! 

Después de tres meses de formación intensiva, Ibai Cereijo, uno de los creadores de esta academia online para DJs, ha recopilado un listado de bloqueos mentales, falsas ideas preconcebidas y errores de partida que han surgido a lo largo del curso, y ahora podemos conocerlos gracias a nuestros amigos de Wololo Sound. Desmontando estas trampas que sabotean el crecimiento de los artistas, convertirse en un DJ profesional sigue siendo un gran desafío, pero también un sueño posible de alcanzar. Son los siguientes:

1. “Los clubes y festivales no nos dan oportunidades a los DJs jóvenes”

Es un error pensar que, solo por tener una pasión, el universo nos debe una oportunidad. La industria de la música no es una fundación benéfica que se dedica a cumplir tus sueños.

¡Cambiemos esa mentalidad pasiva y subsidiaria por un correcto enfoque de negocio! En lugar de esperar a que se fijen en nosotros, entendamos que nuestro papel es aportar valor: atraer al público, vender boletos, elevar el consumo en barras, entretener, solventar problemas… Todo eso sí proporciona oportunidades.

2. “Ojalá me fichara un manager o una discográfica para que fuera más fácil”

El sueño de ser descubierto por un alto ejecutivo de la música está en la cabeza de muchos DJs. La realidad es que solo ocurre en el 1% de las ocasiones. Si no te toca a ti, lo más probable es que te frustres. El negocio de la música suele funcionar al revés. Primero, el artista despliega todos sus recursos, trabaja duro, crea una música extraordinaria, idea fórmulas para conectar con el público y levantar una comunidad de fans, monetiza su proyecto… Y después, solo después, aparece un manager para ayudarte. 

3. “Prefiero ir por mi cuenta y no mezclarme con otros artistas”

Crecer en solitario es prácticamente imposible. Para los DJs principiantes, es más sensato formar colectivos, hacer música conjuntamente y organizar eventos para impulsarse unos a otros. Quizás no lo confiesen, pero lo que frena a muchos DJs es la timidez: sienten vergüenza por mostrarse en una fase tan incipiente de su carrera. Es urgente que lo superes y te asocies con artistas de tu misma ciudad o estilo musical.

4. “No sé cómo proponerle a un promotor que me contrate”

Muchos DJs ejecutan correctamente sus estrategias de música, branding, marketing o social media, pero encallan a la hora de bordar a un líder de la industria en un backstage, o no saben cómo escribirle un email de negocio. Mi consejo es que te esfuerces en entender a fondo cómo funciona el negocio de la música. Trata de introducirte en la cabeza de un promotor que invierte su dinero en un evento: ¿Qué quiere? ¿Qué problemas tiene? ¿Qué necesita? ¿Qué miedos alberga? ¿Qué ideas activan su atención?

5. “No me atrevo a ofrecerme por miedo a ser rechazado “

Tal vez éste es el bloqueo más habitual, el más nocivo y el que más carreras prometedoras mutila. Asume que la escena musical es un mercado. En él se reúnen compradores y vendedores, cada uno con sus objetivos particulares. Por eso, los DJs emergentes deben comprender que el rechazo es algo que puede ocurrir, y que no es personal. ¡Son negocios! Tan solo acepta la posibilidad del fracaso y, si ocurre, aprende de él para la próxima ocasión.

6. “Cuando actúo, mis seguidores en las redes sociales nunca vienen”

¡Cuidado! Los social media son muy engañosos. Muchos DJs principiantes se ven con 5.000 seguidores en Instagram y se piensan que todos son fans. ¡Solo es un espejismo! Si no consigues que tus seguidores compartan tu contenido, recomienden tu música, descarguen tus tracks, compren tu merchandising o viajen para verte, eso significa que no tienes fans. Tu reto es hacerte relevante y valioso en la vida de esas personas

7. “¿Una marca? Sí, un amigo me va a diseñar mi logo”

Para poder decir que tienes un proyecto artístico, debes crear una marca. Pero, ¡ojo! Ni un logotipo ni un anagrama constituyen una marca. Mucha gente confunde estas dos ideas. ¿Te pasa también a ti? Quizás has encargado a un diseñador gráfico que te dibuje un logo, pero puede que tu branding está vacío. Una marca es la esencia de un movimiento humano o cultural que transforma nuestra actividad (se aplica a la música, pero también a la ropa, la cerveza o los smartphones) en una idea con un impacto emocional y valioso para la gente. El logo es únicamente la representación gráfica de ese concepto.

8. “Hago lo mismo que otros DJs, pero a mí no me da resultados”

Para alcanzar la meta que te has propuesto no hay un solo camino. Numerosos DJs observan a sus ídolos (David Guetta, Hernán Cattaneo o Deorro) e intentan copiar sus acciones, su estilo a la hora de postear e incluso su forma de vestir. Pretenden tomar la misma ruta para llegar a la misma cima, pero cada artista debe trazar su propio camino, y hace falta mucha valentía para recorrerlo. Además, a nadie le gustan las copias: ¡la gente siempre escoge el original!

9. “Yo mismo me diseño toda mi imagen “

Le ocurre a muchos disc jockeys que se estancan porque tienen una imagen amateur o poco profesional. ¡No son atractivos visualmente! Al empezar, es normal que autogestionemos todas las áreas de nuestra carrera, pero apliquemos sentido de la autocrítica: si percibes que careces de talento para una tarea, invierte lana en profesionales. Sobre todo, en la faceta visual del DJ. Dar bien al ojo es el primer filtro para el gran público. 

10. “¿Cuánta lana debo meterle a un vídeo de mi último evento?”

Los disc jockeys que no se toman su proyecto suficientemente en serio convencerán a un promotor, un manager o sello discográfico para que inviertan en ellos. Muchos DJs jóvenes sueñan con ser famosos, pero pretenden hacerlo invirtiendo la cantidad mínima de trabajo y dinero. Te aviso: ¡no te va a funcionar! Si deseas crecer, te harán falta mucho esfuerzo y bastante plata. Es imprescindible que inviertas en videos, fotografía, diseño gráfico, formación, imagen, colaboraciones musicales y promociones en redes sociales.

11. “Estoy a punto de lanzar un track, pero no sé cómo promocionarlo”

Para escalar en la industria musical, el artista independiente debe ser como un hombre del Renacimiento y saber hacer de todo. Tiene que ser buen narrador, creador de contenidos digitales, editor de foto y vídeo, relaciones públicas, diseñador gráfico… En cambio, muchos DJs viven encapsulados en su música. Se esfuerzan, innovan, crean buenos beats… Y luego, ¿qué? Ponle alas a tu música y vuela alto dominando los secretos del marketing.

12. “Mi cifra de seguidores en las redes sociales no crece”

Hoy día, el número de seguidores de nuestra cuenta de Instagram se ha convertido en un barómetro de nuestro éxito. Quizás sea injusto, pero debemos aceptarlo. Promotores de eventos, talent buyers, fans y críticos se fijan en esa cifra para evaluar la repercusión de un artista. Muchos DJs viven agobiados y tratan de dar con la receta secreta para crecer. Aunque hay fórmulas que ayudan, no existen los atajos ni los trucos mágicos. ¡Ah! Y ni te plantees comprar seguidores: es una estafa.

13. “Quizás sea hora de abrirme un perfil solo para mi música” 

Muchos DJs emergentes todavía no se han decidido a separar sus cuentas personal y musical. La consecuencia es que sus seguidores consumen un relato difuso:  fotos de artista mezcladas con celebraciones familiares, opiniones políticas o imágenes de tus gatos… Sí quieres ser profesional, debes comenzar por tener cuentas segregadas.

14. “No se me vienen a la cabeza contenidos para Instagram”

Muchos DJs tienen un problema muy simple: no se les ocurre qué contar en sus redes sociales. A diario se estrujan el cerebro tratando de idear algo distinto. He de confesar que me intriga este fenómeno en personas que sueñan con ser entertainers profesionales. La buena noticia es que a divertir o a inspirar también se puede aprender. Como primer paso, observa los contenidos que te interesan a ti. ¿Son vídeos? ¿Consejos? ¿Chistes? Tenlo en cuenta para tu estrategia.

15. “No sé qué contar a prensa para lograr artículos o entrevistas”

El respaldo de los medios de comunicación, y sobre todo de las cabeceras especializadas en música, tiene una importancia capital para que DJ o productor despegue. Conseguir artículos y entrevistas le apetece a cualquier artista emergente, pero muchos no saben crear relatos con interés narrativo, periodístico o dramático para merecer ser protagonistas de una noticia. Pero, ¡calma! Esto también se puede aprender: comienza dedicando tiempo a leer los medios y así te familiarizarás con su lenguaje y estilo.

16. “Me gustan diversos estilos musicales: ¿he de elegir uno solo?”

Muchos DJs viven paralizados por la indecisión musical. Aún no ha escogido su sonido y eso es un problema: ¡la escena electrónica está muy dividida en tribus! Algunos meditan si la solución pasa por desarrollar dos identidades artísticas, una para cada género, pero, ¿estás dispuesto a esforzarte el doble y a alimentar dos akas diferentes? Mi recomendación: tienes que tomar una decisión y decantarte por un sonido. ¡Uno! En la música, y en la vida, la especialización conduce al éxito. 

17. “Mi estilo musical es minoritario en mi ciudad y no sé qué hacer”

Imagina que te fascina el Progressive House, pero que en tu espacio geográfico no hay una escena, y ni siquiera conoces a otros fans aparte de ti. Numerosos DJs caen en el desaliento y se rinden. La salida consiste en crear ellos mismos un movimiento musical. Deben dar el primer paso y organizar eventos, ya sea reales o virtuales. A través de Instagram, Facebook o YouTube podemos llegar a públicos específicos de forma muy segmentada. Tal vez de ese modo descubramos que esa audiencia que buscábamos sí existe en nuestra ciudad. 

18. “Solo me contratan para bolos para tocar un estilo que no me gusta”

Te apasiona el Techno, pero en el circuito de tu ciudad solo te contratan para tocar pop electrónico comercial. ¿Qué deberías hacer? ¿Actuar a toda costa, el estilo que sea? ¿O negarte y solo pinchar la música que te gusta? Yo te aconsejo que seas fiel a tus principios y que nunca hagas nada que odies.

19. “No produzco mi propia música, ¿es importante?”

La figura del disc jockey lleva al menos 10 años de moda y ya hay decenas centenares de miles de personas que saben mezclar música. ¿Quién no ha hecho un curso de técnica en una escuela de DJs? ¿O aprendido con tutoriales en YouTube? Por eso, hoy en día, producir música sí es fundamental. Lanzar música propia (tracks originales, remixes o bootlegs), nos permite diferenciarnos y nos otorga un sello de calidad para ser tomados en serio.

20. “No sé me ocurre qué hacer distinto al resto de artistas”

Muchos artistas no alcanzan sus sueños porque sus proyectos son indistinguibles de los demás: idéntico sonido, idéntica imagen, idéntico estilo, idénticos posts en Instagram… Si no te las arreglas para ser distinto, nunca destacarás entre la multitud. 

21. “Si hago algo genuinamente diferente, ¿no me perjudicará?”

Un DJ principiante debe crear de forma regular proyectos llamativos: acciones espectaculares que levanten una gran polvareda y lo eleven al siguiente peldaño. A menudo, veo a jóvenes demasiado instalados en su zona de confort: acciones previsibles, tres posts semanales y un Instagram Live cada sábado. ¿Eso es todo? ¿Dónde está el riesgo, la experimentación? Es una pena ver a DJs con 2.000 ó 3.000 seguidores, que aún no han saboreado el éxito, pero ya son presa de la rutina y tienen un enfoque conservador: en lugar de soñar con lo que tienen por ganar, que les preocupa lo que pueden perder.

22. “Temo equivocarme y no saber salir del problema”

El miedo a fallar o a no dar en el blanco al primer intento nos paraliza. Este bloqueo suele manifestarse en forma de un exceso de planificación y un permanente aplazamiento de las decisiones importantes. Eso genera un círculo vicioso, porque si el DJ no se equivoca, nunca aprenderá de sus errores y eso le impedirá crecer como artista.

23. “No me atrevo a estar en el spotlight y que opinen de mí”

Muchos DJs jóvenes sufren verdaderos ataques de timidez al vivir en el escaparate permanente de las redes sociales y también por miedo al hate. Es un desafío para nuestro orgullo mostrar nuestros proyectos musicales aún inacabados, aparecer hablando a cámara o lanzar releases que quizás salgan mal y obtengan unas cifras pobres. El DJ es una figura sometida a escrutinio, y eso bloquea mentalmente a los perfiles más introvertidos.

24. “Si me salgo de la línea, pensarán que soy ridículo”

Me da pena conocer a personas con talento y creatividad, pero que no se atreven a desplegarlas porque sus ideas son distintas. Intuyen que atraerán mucha atención y que eso los expondrá a los críticos, a los envidiosos y a los burlones. Ningún artista se libra de este temor. Precisamente, el arte va de mostrar a la gente algo muy íntimo de nuestro corazón. ¡Desnudarse ante el público asusta! Sin embargo, para transformarnos en artistas, debemos aprender a gestionar esa tensión y mantener a raya el miedo al rechazo.

25. “No sé qué más hacer para crecer como artista”

¿Cómo es posible que exista un artista no prolífico? Si lo pensamos bien, un artista genuino debería ser un reactor nuclear: siempre está generando nuevas ideas, eventos, alianzas, música, estilo, experimentación, formatos innovadores… Cuando conozco a un DJ emergente con pocas ideas o que carece de ese apetito irrefrenable por crear, me pregunto: ¿de veras deseas dedicarte a esto? Si de verdad eres artista, deberías vivir permanentemente encendido. Te aconsejo desencadenar toda la potencia creativa o que cambies de sueño.

BIO

Ibai Cereijo (San Sebastián, 1979) lleva años ayudando a negocios musicales y culturales a mejorar su narrativa de marca para alcanzar a más clientes en Internet y los medios de comunicación a través de su agencia, Woo Media. Ha dirigido la estrategia en España de festivales como Tomorrowland, Dreambeach, WAN, Puro Latino, Madrid Puro Reggaeton, Medusa Sunbeach o Havana World Music, de artistas como Wade, B Jones, Rebeka Brown o Brian Cross, y de marcas como Brugal. Por su trabajo en el festival andaluz Dreambeach, en 2020 recibió el Premio a Mejor Estrategia de Comunicación y Marketing de España en los Iberian Festival Awards. Como formador, en 2021 creó el Campus DJ Pro, una academia de enseñanza online en la que cientos de jóvenes artistas musicales de toda Hispanoamérica han aprendido a acelerar su proceso de profesionalización.

Instagram |  Facebook |LinkedIn

Facebook Comments

Sigue nuestra lista oficial en Spotify con lo más nuevo de la música electrónica (¡Actualizada semanalmente!)


Tomorrowland no tendrá su edición para este año

Previous article

‘Amicorum Spectaculum’, la temática de Tomorrowland que dará la vuelta al mundo este verano

Next article

You may also like

More in Artículo

Comments

Comments are closed.