ArtículoInternacionalNEWS

Los 5 mejores auriculares para mezclar en producción

0

Si te estás iniciando en el mundo de la producción y buscas unos audífonos de estudio profesionales para tus mezclas, continúa leyendo, porque desde Wololo Sound te presentamos los 5 mejores auriculares para mezclar en producción.

Con la llegada de la pandemia, han sido muchos los deejays que han dado el salto a la producción musical. Pocas noches de club y muchas en el ordenador de su casa hacen posible que en los últimos meses nos hayamos encontrado con temazos de grandes y pequeños artistas, que han dedicado todo su tiempo en la creación de estos nuevos tracks.

Estos productores han acondicionado aún más estos espacios de trabajo, invirtiendo en altavoces, programas, plugins, sintetizadores, tarjetas de sonido, paneles acústicos, teclados… Es por eso que hoy hablaremos de otra herramienta muy importante a la hora de encontrar calidad sonora para las mezclas y producciones, dentro de la música electrónica.

¿Qué tipos de auriculares existen?

Al igual que los monitores, existen miles de tipos de cascos tanto para escuchar música como de grabación y mezcla. Si nos centramos en los auriculares de mezcla podemos diferenciar dos tipos: auriculares abiertos y auriculares cerrados. Los primeros son habitualmente utilizados para
la mezcla de pistas, mientras que los segundos están hechos para la grabación en estudio.

Los auriculares abiertos se caracterizan físicamente por aberturas en la parte exterior que ayudan a la fluidez del sonido de forma mas suave. La respuesta de frecuencia es mejor con respecto a los cerrados y la experiencia en su uso se singulariza por su naturalidad. Este tipo de cascos suelen ser más ligeros y muy cómodos a los oídos, por lo que no es problema su uso por largo rato.

Dentro de un estudio de grabación, estos serían tu mejor opción si únicamente te vas a centrar en la mezcla y el mastering. Con los auriculares abiertos podrás percibir una mejor experiencia de sonido. Aun así, si lo que quieres es grabar pistas o tracking, tu gran elección serían los auriculares cerrados.

Los auriculares cerrados son, por ello, el tipo más común en estudios de grabación. El objetivo de estos es aislar el sonido de afuera hacia dentro para obtener un hermetismo que ayude a caracterizar en profundidad cada sonido. Al estar cerrados se obtiene una señal muy limpia y se recibe una respuesta de frecuencia sobre todo en los graves, gracias al efecto de proximidad.

Estos pueden ser un poco incómodos al oído después de su uso durante mucho tiempo. El aislamiento que nos encontramos con este tipo de auriculares es tanto activo como pasivo, esto quiere decir que podremos desconectar por completo del mundo exterior, un gran punto a favor de este tipo de audífonos.

¿En qué me debo fijar antes de comprar?

Además de estos dos tipos, hay algunas palabras que debemos tener en cuenta a la hora de comprar nuestros auriculares: frecuencia e impedancia. Estas palabras aparecerán en las especificaciones de los audífonos que vayas a comprar, por lo que es importante que conozcas su significado y sepas diferenciar los distintos modelos para una mejor calidad de sonido.

La frecuencia o respuesta de frecuencia en unos auriculares representa un número que el oído humano puede escuchar. Este número debe ser entre 20 Hz (la frecuencia más grave) y 20.000 Hz (la frecuencia más aguda). Si bien es cierto que muchos auriculares ofrecen frecuencias por debajo de estos parámetros, lo ideal sería adquirir unos dentro de los patrones indicados.

La impedancia es “una resistencia aparente de un circuito dotado de capacidad y autoinducción al flujo de una corriente eléctrica alterna, equivalente a la resistencia efectiva cuando la corriente es continua”. Para entender esto tenemos que pensar en el circuito como nuestros auriculares y el flujo de corriente como la conexión con nuestro ordenador, tarjeta de sonido, teléfono móvil…

Si al establecer esta conexión el auricular deja pasar mucha corriente diremos que se define por una baja impedancia. En cambio, si sucede el caso inverso (dejando pasar poca corriente) diremos que este tiene alta impedancia. Por ello, cuanto mayor sea la impedancia, mayor es la resistencia y se necesitaría más energía para hacer funcionar los auriculares.

La impedancia se mide en ohmios y no determina la calidad de sonido. Depende en gran parte del diseño y de los materiales utilizados y va variando en función de la frecuencia. La impedancia tampoco mide lo fácil o difícil que es de amplificar el audífono, pero con una alta impedancia es recomendable utilizar un buen amplificador. Lo recomendable sería una impedancia de 30 a 600 ohmios.

¿Cuáles son las mejores opciones del mercado?

Una vez que ya hemos visto los elementos clave para la compra de nuestros auriculares, pasaremos a enseñar cinco modelos de auriculares abiertos para obtener una buena mezcla y mastering de estudio. Todos estos ejemplos no siguen un orden concreto, por lo que tu elección dependerá de los factores a los que les des más importancia personalmente como productor.

1.Sennheiser HD660S

Estos auriculares son la continuación de la legendaria línea de audífonos Sennheiser y están considerados unos de los auriculares más importantes y con mejor sonido de todo el mundo. El material del que están formados es plástico, lo que hace que sean muy ligeros y cómodos al oído, gracias también en parte a sus orejeras de textura aterciopelada.

Los Sennheiser están diseñados para un uso dentro de casa, contando con un sonido equilibrado. El rango de frecuencia es de 10 Hz a 41.000 Hz, la impedancia es de 150 ohmios, lo que significa que es bastante alta. Con una buena sensibilidad de 104 dB, es recomendable utilizar estos auriculares con un amplificador. Se trata de los cascos mas caros de todo el ranking.

Puedes comprar los auriculares Sennheiser HD660S aquí.

Estos auriculares son bastante dinámicos y cómodos. Su almohadilla está recubierta de terciopelo suave. El sonido queda un poco más aislado de lo normal para tratarse a unos audífonos abiertos. El tacto es muy agradable y su peso es de 364 gramos. Cuenta con un cable en forma de espiral de 3 metros que acaba en un jack metalizado.

La impedancia es de 250 ohmios y su respuesta de frecuencia de 5 Hz a 35.000 Hz. Los Beyerdinamic ofrecen un gran sonido con potentes graves y brillantes agudos. La sensibilidad de estos es de 96 dB, lo que hace de estos una gran opción para la mezcla y mastering en casa. Además, cuentan con una pequeña bolsa para su transporte.

Puedes comprar los auriculares Beyerdinamic DT990 Pro aquí.

3.Shure SRH1840

Auriculares muy profesionales de diseño abierto que cuentan con controladores individualmente emparejados. El diseño es muy ligero, ideal para la masterización o largas sesiones. Cuentan con gran profundidad de campo, materiales elaborados a partir de aluminio y aviación y una diadema con almohadillas totalmente ajustable.

Con un peso de 268 gramos, una impedancia de 65 ohmios, una sensibilidad de 96 dB y una respuesta de frecuencia de 10 Hz a 30.000 Hz, estos auriculares ofrecen una conexión mediante cable de 210 cm de cobre sin oxígeno, de doble salida con conectores MMCX chapados en oro que prometen una fácil desconexión para un almacenamiento o sustitución más sencillos.

Puedes comprar los auriculares Shure SRH1840 aquí.

4. Samson SR850

Los Samson SR850 son unos auriculares de diseño semi- abierto para una mejor audición en entornos de ruido ambiental. Son unos cascos de referencia profesionales para estudio, y de los más baratos que vas a encontrar si te estás iniciando en el mundo de la producción. Muy asequibles, por tanto, y con espuma de alta calidad.

El rango de frecuencia de estos auriculares es de 10 Hz a 30.000 Hz. La impedancia no es muy alta, de 32 ohmios y con drivers de 50mm para una reproducción excepcional y amplio rango dinámico. Incorporan una banda autoajustable y son una gran opción con conectores incluidos.

Puedes comprar los auriculares Samson SR850 aquí.

5.AKG K240

Para finalizar, los AKG K240 son unos auriculares de 284 gramos, con diadema autoajustable para una buena adaptación. Circumaurales y semiabiertos, hacen que su sonido sea potente con una sensibilidad de 91 decibelios. Incluyen un adaptador de 6,3mm y acaban en jack estéreo de 3,5 mm chapado en oro.

La impedancia de estos auriculares es de 55 ohmios y la respuesta de frecuencia de 15 Hz a 25.000 Hz. Son unos auriculares muy baratos para la gran calidad de sonido que ofrecen, lo que implica, de nuevo, que se trata de una gran opción a elegir si buscas mezclar profesionalmente y no cuentas con un amplio presupuesto.

Puedes comprar los auriculares AKG K240 aquí.

Facebook Comments

Sigue nuestra lista oficial en Spotify con lo más nuevo de la música electrónica (¡Actualizada semanalmente!)


Alexander Som presenta “On Me” a través de Candy Flip

Previous article

Sam Feldt promete traer el drop de verano con “The Riddle” en colaboración con Lateshift

Next article

You may also like

More in Artículo

Comments

Comments are closed.